Una tarde en el centro de Oaxaca (Crónica)

Esta vez me pasé el punte en la hermosa Ciudad de Oaxaca, les confesaré que me siento muy identificada con este estado. A continuación te contaré cómo fue, para mí, una salida al centro de la ciudad.

08:00 AM: El rebuznar de un burro me despertó en compañía de los rayos del sol que entraban, por aquella rústica ventana. La casa en donde nos quedamos está en un colina en San Felipe del Agua, es una casa muy campirana, pero tiene todos los servicios.

08:30 AM: Sigo acostada en la cama, escucho a lo lejos las voces de mi padre y el ladrido de Gazumi, el perro de mi mamá. “Jessica ya apúrate”, dijo mi ella algo alterada, era momento de levantarme de la cama y meterme a bañar.

09:00 AM: Ya estoy lista y arreglada para ir a desayunar, mis padres son algo puntuales con los alimentos. Me gusta cuando bajamos a la Ciudad, se ve muy bonito todo, de la casa al centro hacemos 15 minutos, las calles son decoradas por la vegetación y las casas muy pintorescas. Empezaba hacer calor, el sol apenas estaba saliendo.

IMG_20180206_082021

10:00 AM: Terminamos el desayuno, yo pedí un rico pan con chocolate, obviamente oaxaqueño. El restaurante al que fuimos estaba en una plaza en la Colonia Reforma, una de las zonas más comerciales y lejanas del centro. Esta parte de la ciudad creció por los bloqueos de los maestros en el centro que se dieron en el 2006. En ese momento planeábamos que hacer, sabíamos que íbamos al centro, pero ¿qué podíamos hacer?  La mejor opción era visitar El Tempo de Santo Domingo de Guzmán y pasar un rato en la plaza central.

pan de muerto oaxaqueño

10:30 AM Ya llegamos al centro y estamos caminado hacia el Templo, el calor aumento. Oaxaca tiene un clima árido, el sol siempre pega, pero el aire no se presenta hasta eso de las 5 o 6 de la tarde, y las nubes ni se digan, de vez en cuando se aparecen sólo para ver si alguien necesita de su sombra.

IMG_20190203_121755_Hagrid_Hagrid.jpg

DCIM100MEDIA

11.00 AM.  En frente de mí se encontraba el templo, no he recorrido muchos, pero este es uno de mis favoritos, la Antequera color verde caracteriza mucho los muros de la ciudad. Por eso se le conoce a Oaxaca como la ciudad de Antequera, el color verde te hará sentir en esta cálida ciudad, no sólo este templo tiene ese color, también la catedral y los principales lugares históricos. Decidimos entrar, pasamos un pequeño filtro de seguridad, por ser mexicanos la entrada fue gratuita. En el reglamento no te permiten entrar con alimentos, bebidas y selfie stick, si llevas alguno de estos elementos, tendrás que dejarlo en la paquetería.

IMG_20180204_151356_HDR_Hagrid.jpgIMG_20180204_151356_HDR.jpgIMG_20181102_125423_0392_Hagrid.jpg

11:30 AM. El templo es muy grande, me encuentro en el primer piso, me sorprende la decoración, algunas pinturas siguen intactas, se nota la humedad por el clima, las paredes se encuentran deterioradas, pero en buen estado.  Hay un patio y en medio de él un fuente el cual compone la armonía del lugar. El patio comunica con otras áreas del convento.

IMG_20190203_122603_Hagrid.jpgIMG_20190203_122434_0091_Hagrid_Hagrid.jpgIMG_20190203_122421_0090_Hagrid_Hagrid.jpg

11:40 AM Estoy en la biblioteca, cuenta con 3 áreas, y puedes ver los libros que ocupaban, libros antiguos y algunos en su idioma original (latín). Caminando por los pasillos, este lugar me hace viajar en el tiempo, pensar como vivían los monjes, escuchar los murmullos, el cantar de los aves, la fuente trabajar. Lugares así me hacen viajar en el tiempo. Al subir al segundo piso, en una de las ventanas pude admirar la fachada de la iglesia y de las calles de Oaxaca, sus pasillos son cálidos y mantienen el color original, los marcos de las puertas te hacen ver su mezcla arquitectónica con los españoles y con los zapotecas.  Al llegar al final de uno de los pasillos, se puede apreciar el ahora Jardín Botánico, antes la caballería y área de pastar para los caballos que pertenecía a la iglesia.

12:20 PM. Salimos del convento y decidimos tomar un helado, buscamos un lugar cerca de la iglesia. Nos sentamos, el calor estaba muy fuerte, no había aire suficiente. Yo pedí un helado de mango, mientras comíamos, avanzábamos hacia el zócalo de la ciudad. Durante la caminata, pudimos apreciar  una boda con calenda (tipo carnaval pero chiquito), y varias figuras que decoraban la calle. más que figuras, sentía que Oaxaca exponía sus tradiciones para que los turistas las apreciaran.

12:40 PM. Entre paradas en locales, llegamos al Zócalo, al entrar al primer cuadrante vimos una banda de guerra escolar, se llamaban alebrijes. Ellos estaban ubicados junto a la Catedral de la Señora de Asunción, la principal catedral en todo Oaxaca, ubicada en el mero centro. Lo que me gusta de la arquitectura de esta hermosa Ciudad es el color de su cantera, verde agua.  Ese día El Centro estaba lleno, la gente de Oaxaca se reunió para escuchar a una Orquesta Filarmónica de un pueblo cercano. Escuchamos una de las danzones favoritos de mi papá, Nereida. Mientras la Orquesta tocaba, yo sentía el calor del sol en mi cuerpo, como el ritmo de las flautas se incorporaban al ruido ambienta. Era como si todo El Centro de Oaxaca se uniera como una pintura, todo pertenecía a la armonía de una obra. La gente bailaba al ritmo de las trompetas, yo no podía quitar la vista de una pareja,  los tacones recién boleados de una señora ya pasada de la tercera edad, el sombrero de su pareja, y la flor que le daba un toque elegante al traje de aquel señor perfumado hicieron que aquel cuadro terminara guardándose en mi cerebro.

01:00 PM. La Orquesta estaba apunto de terminar, la gente seguía bailando. Los movimientos de aquella pareja me innotizaban, a pesar de ser una pareja de la tercera edad, se movían como un par de adolescentes que salían por primera vez a un baile. Ellos no eran la pareja más grande, por lo que entiendo es muy común que se reúnan para bailar y convivir. La banda terminó y decidimos dar una vuelta a la plaza y ver donde íbamos a comer.

02:00 PM. Era hora de comer, decidimos ir a un Restaurante 100% Oaxaqueño, Casa Oaxaca. Ubicado en la colonia reforma, cuando entras te hace sentir en una casa oaxaqueña, con un pequeño jardín, junto este La Cocina. Si pides una botana puedes ver como se hace una salsa de molcajete típica de Oaxaca. Aquí les dejo el video de como se hizo esa rica salsa

04:00 PM. Después de deleitar los alimentos típicos de Oaxaca, disfrutar de una rica agua fresca y una agradable platica con mis padres, decidimos subirnos a la casa para descansar. La verdad este tipo de recorridos sencillos y cortos en donde te envuelves de mucha cultura y tradición me dejan un grato sabor de boca, un recuerdo en el corazón y saber más sobre la cultura de cada rincón de este hermoso país. Me faltan muchos lugares por recorrer, muchas fiestas por disfrutar y la vida es corta así que a viajar.