Cuando me picó una garrapata (Storytime)

Desde que empecé mi vida como viajera me emocionaba saber que iba a vivir grandes experiencias como: Conocer nuevos mundos, hacer muchos amigos, ver animales en su habitad, conocer culturas diferentes a la mía. Estoy consciente que todo esto suena color rosa, cuando eres viajera te expones a muchas cosas como: asaltos, perder tus documentos, que él hotel sea muy diferente a lo que tu esperabas, perder vuelos, perderte en una gran ciudad y hasta accidentes.

Bueno les cuento que en abril fui a Oaxaca, no a la capital, este lugar era más hacia la sierra, muy cerca del Istmo de Tehuantepec. Se llama Guadalupe y es un pueblito que está entre las montañas, hay mucha vegetación, mucha flora y fauna, tanto que está vigilado por la Secreta del Medio Ambiente y te multa si llegas alterar esta zona, no cuenta con señal de celular, ni de televisión. Entrar a este lugar es olvidarte del mundo tecnológico. Se vive de una forma muy rudimentaria.

Estuve ahí como por tres días, visité familiares, vi cómo se plantaba y cuidaba el café, cómo tamales de frijol de olla, en fin tuve un viaje fuera de lo común. Al regresar a la ciudad me percaté que en mi entre pierna me esta creciendo una “verruga”. Tengo que confesar que al inicio me espanté mucho, nunca me había imaginado que algo así podía crecer en mi pierna.

Pasaron los días y la “verruga” seguía creciendo además adquiría un color muy obscuro. Un jueves a primera hora la vi, el color era ya casi negro. Mi primer pensamiento fue “qué onda con mi cuerpo”, acto seguido decidí darle vueltas a la “verruga” ya que según mis conocimientos, cuando están casi negras, significa que ya están muertas.

Al inicio me espanté mucho, no la había tocado y de la nada se estaba muriendo. Mientras le daba vueltas, poco a poco se despegaba de mi piel. No tuve mayor dolor. La “verruga” ya estaba fuera de mi cuerpo, decidí ponerla en la palma de mi mano para examinarla mejor.

Cual fue mi sorpresa, la “verruga” empezó a caminar, así como lo leen, A CAMINAR. Le pegué un grito a mi mamá, ella corriendo fue a ver lo que pasaba. Le conté todo y ella lo primero que me dijo fue “eso no es una verruga, es una garrapata”. No lo podía creer, casi una semana traje una garrapata en mi cuerpo, la alimente pensando que era algo que salía en mi.

Las garrapatas son bichos que se le pueden adherir a nuestro cuerpo si llegamos a pasa entre arbustos, plantas y pasto. Una vez que se pegan, las garrapatas a menudo se desplazan hasta lugares calientes y húmedos del cuerpo, como las axilas, la ingle y el cabello. Al llegar, normalmente se adhieren con fuerza a la piel y comienzan a chupar sangre. Evitar las garrapatas es importante, debido a que pueden infectarlo con bacterias y otros organismos que causan enfermedad.

Mi madre decidió reventarla, cual fue mi sorpresa mi sangre ya estaba coagulada (me sorprendo porqué no me imaginé que eso hiciera la garrapata). Decidí limpiar el área con jabon neutro y alcohol.

Las garrapatas pueden ser bastante grandes, aproximadamente del tamaño de una goma de un lápiz, o tan pequeñas que es casi imposible verlas. Hay cerca de 850 tipos diferentes de garrapatas. La mayoría de las picaduras de garrapatas son inofensivas, pero algunas pueden causar problemas de salud que van de leves a serios.

Luego nos pusimos a investigar y al parecer nuestra reacción empírica fue la mejor. aquí les dejo un video de lo que tienen que hacer si una garrapata las pica.

Para tratar una picadura de garrapata

  • Quita la garrapata de inmediato y con cuidado. Usa pinzas o tenazas de punta fina para agarrar la garrapata lo más cerca posible de tu piel. Retira suavemente la garrapata con un movimiento lento y constante hacia arriba. Evita retorcer o apretar la garrapata. No agarres la garrapata con las manos. Los expertos no recomiendan usar vaselina, esmalte de uñas ni un fósforo caliente para quitar la garrapata.
  • De ser posible, guarda la garrapata en un contenedor sellado. Coloca el contenedor en el congelador. Es posible que el médico desee ver la garrapata si presentas nuevos síntomas.
  • Lávate las manos y la zona de la picadura. Utiliza agua tibia y jabón, alcohol para fricciones o un exfoliante de yodo.

Después de esto, los días transcurrieron y mi cuerpo olvidó que había tenido una compañera un poco usual.  Si llegan a ir bosques o montañas, estén siempre supervisando cualquier animal o bicho que llegue a tener contacto con ustedes. Yo tuve suerte pero creo que no es muy común mi casó la mayoría siempre termina mal. 

Espero que este post les gustara, me gustaría saber ¿qué tipo de accidentes han tenido durante sus viajes? Les deseo una bonita semana y nos vemos en la próxima.