Mi primer accidente en bici

Tengo que confesar, soy la  mujer loca de las bicicletas, tengo la plegable que ya conocen, la rápida (tipo fixie), la retro y el triciclo. Cada bici tiene sus historias, sus momentos y sus recuerdos, por ejemplo el triciclo me enseñó a tener confianza al andar en la calle, la rápida me enseño a cómo frenar, la retro me llevo a hacer mi primer duatlón y tener una penalización y la plegable a trasladarme en plena pandemia.

Hace poco estaba navegando por mercado libre y decidí buscar una bicicleta plegable y encontré esta. Fue amor a primera vista, escuche como me decía cómprame, cómprame. Y pues nada, 5 días después un paquete llegó a mi casa, lo abrí y la empecé armarla. Mírenla bien, es hermosa, es una bicicleta color negra con blanco, tipo retro, rodada 20, con velocidades, una ligera parrilla, solo pesa 15 kilos y creo escuchar como me dice que la ponga a prueba, así que aquí vamos. 

Aquí en México muchas personas regresan a sus trabajos, aunque desde hace un mes los muertos por covid han aumentado. Esto significa que va a ver mucho tráfico, creo que es un buen momento para probar los frenos, aparte tengo que pasar por unos paquetes a la merced, con esto probaremos la resistencia de la parrilla. 

Esta vez mi ruta será Tlalpan, Fray Servando y Congreso de la Unión, toco puntos muy aglomerados. Así que esperemos que nos vaya bien. La bicicleta ya está lista, le puse espejo, timbre, llevo mis accesorios, candado, me pongo mis guantes, casco y lista para salir. Pero esperen, antes de empezar a rodar vamos hacer el baile del Lunes para empezar con actitud la semana. Música por favor. Ahora si a rodar!!.

 Empiezo a rodar y todo se siente igual, digamos que cuando descanso un día de pedalear siento mis piernas un poco flojas y me tardo en agarrar condición. Aún no soy tan valiente para atravesar los puentes rodando así que los bajo por los desniveles y continúo rodando. Mientras ruedo noto que la bicicleta no pesa, no suena ni me hace desconfiar, decido aumentar velocidad para probar que tanto aguanta.

Atravieso eje 5, eje 4, viaducto y como si nada. Llego al centro y el tráfico va aumentando,  no me siento cansada, me siento bien y todo sigue en orden. Paro para hacer mis compras del día, esta vez si me pasé porque la bici va algo pesada, por lo tanto lo que resta del camino me tendré que ir lento.

Subo para pedalear y qué creen me caí pero no pasó nada, eso significaba una advertencia. Seguía rodando de una forma lenta, primero por el peso y segundo por la bici nueva.  Ya casí llego al trabajo me falta 1 km, empiezo a pedalear más fuerte, aumento velocidad y despues….. me caigo de una forma muy extraña, de milagro no estaba pasando carros, porque hasta la chancla voló, al pararme me dolía mucho la cabeza y continúe rodando.

Al llegar al trabajo el dolor no paraba, checo que todo estuviera bien, mi blusa terminó bicolor, una parte negra y otra blanca, se rompió, mi brazo tiene quemaduras de asfalto, mi pierna tiene un corazón muy rojo como herida, y una de mis piernas se ve más voluminosa. terminé el recorrido de 14 km en 1 hora, con un brazo quemado y un tremendo dolor de cabeza. Sobre el golpe yo se lo relaciono al peso que llevaba, como les contaba ya me iba a caer una vez, normalmente llevo cosas pesadas pero creo que también no acomodé bien las cosas.

Bueno amigos así esta experiencia, para mí la vida es como andar en bici, te puedes caer muchas veces, pero nada cambia la experiencia de cada pedaleo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .